Banana republic

Hoy salí un poco mas temprano de lo habitual, esto debido a que tenía un cruce de frontera por delante y no quería llegar muy tarde a mi destino final de hoy, Guayaquil. Gasté los últimos soles que me quedaban en gasolina, cargué los 5 litros de reserva que llevo en el top case y emprendí viaje hacia la frontera. El trámite en el lado peruano fue muy ágil y rápido, pero en el ecuatoriano fue terrible, no solo porque tenían a un sólo funcionario en aduanas para el flujo de entrada y salida sino por el desorden de los usuarios quienes pese a tener un turno llegaban con historias de urgencia para saltarse la fila. Me tocó ponerme cabrón como nunca para que no me “bypasearan”. siendo el cuarto en la fila me tomó 2 horas de espera. Cuando terminé el trámite, habían detrás de mi mas de 15 personas (pobres). Salí tan molesto que me olvidé de sacar las respectivas fotos del lugar.

Frontera Ecuador

Ya en Ecuador, al poco andar el paisaje comenzó a tornarse verde dejando atrás lo árido del Perú. Extensos campos con plantaciones de plátanos y sus derivados rodeaban la carretera, sin duda un entorno bellísimo el cual ponía en evidencia que habíamos llegado al principal país productor de plátanos del mundo.

Dado que pasé mucho tiempo en la frontera saliendo de ahí cerca de las 2 de la tarde, decidí parar en el camino para comer algo. Por USD 2.50 obtuve un caldo de gallina de entrada y de fondo arroz con cerdo, un regalo. Lo interesante fue tomar una sopa caliente a una temperatura ambiente de 30 grados con una humedad altísima. Si ya venía con calor, después de eso quedé muerto, pero sin hambre y listo para seguir hasta mi destino final.

Puesto de comida en el camino

Luego de unas 2 a 3 horas llegué a la entrada sur oeste de Guayaquil. La vista a través de una amplia carretera es realmente espectacular. El rio Guayas es gigante e impresionante, la sensación que te da el llegar a la ciudad a través de este camino es que estás llegando a una gran ciudad, bien cuidada, limpia y bastante ordenada.

Puente sobre el Rio Guayas

Mi destino final era la iglesia de las carmelitas, lugar dirigido por nuestro querido amigo el padre Juanito quien me había invitado a quedarme en la iglesia. Llegué, me duché y rápidamente nos dirigimos al malecón para degustar de un rico ceviche estilo manaba y visitar algunas de las atracciones de esta ciudad.

Mañana no manejaré, después de 7 días manejando en promedio 7 horas diarias necesito un descanso. El lunes retomo la ruta, esta será por Ecuador visitando amigos y seres queridos.

Leave a Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

error

También en